';
Preloader logo
side-area-logo

Contactología Avanzada

Contactología avanzada

La Contactología es la especialidad optométrica encargada de dar solución a muchísimos problemas visuales mediante el uso de lentes de contacto, y en la actualidad existen tantas alternativas diferentes que el optometrista debe estar en continua formación para conocerlas y ofrecer a los usuarios de forma individualizada la mejor opción.

En general, los pacientes con defectos refractivos como miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia, son los que solicitan el uso de lentillas, para prescindir de las gafas y sentirse más libres, sin embargo, en algunos casos, va a ser el optometrista el que proponga esta solución como medio para evitar síntomas, mejorar la calidad visual, controlar el aumento de la miopía, o proteger la superficie ocular, por ejemplo.

Es importante saber que antes de usar lentes de contacto el paciente debe ser evaluado por el especialista, con el fin de determinar si existe algún tipo de riesgo para la salud ocular, medir los parámetros oculares, y conocer las necesidades visuales concretas de cada paciente. Si es necesario el optometrista recomendará un tratamiento de la superficie ocular, párpados y/o  pestañas, antes de la inserción de las primeras lentes.

Además, hay usuarios de lentillas ya iniciados o expertos que presentan molestias o signos de intolerancia por diversos motivos, y llegan a plantearse el abandono. Este tipo de pacientes debe ser examinado en profundidad por el especialista, con el objetivo de conocer la causa del problema y tratarla para que puedan continuar usando lentes de contacto si lo desean. Uno de los más comunes, el ojo seco, puede producir alteraciones corneales graves, por lo que debe ser tratado mediante el uso de lágrimas artificiales u otros preparados lubricantes o epitelizantes, pero es el optometrista el que debe determinar el tipo de lágrima o preparado más apropiado en cada caso. Es entonces fundamental contar con formación avanzada en contactología y superficie ocular, y un equipamiento de última generación para garantizar los mejores resultados.

A modo de resumen, exponemos a continuación los diferentes tipos de lentes de contacto que existen:

  • Lentes de contacto blandas, de reemplazo diario, quincenal, mensual y anual. Todos los laboratorios disponen de diferentes parámetros normalizados, pero también puede solicitarse una fabricación personalizada.
  • Lentes de contacto semirrígidas o permeables al gas, de reemplazo anual. Son de fabricación personalizada, y aunque su uso no es tan cómodo como el de las blandas, pueden estar indicadas para ofrecer mayor calidad visual en pacientes con elevada graduación, en casos de queratocono, post-cirugía refractiva, degeneración marginal pelúcida,… y en el tratamiento para control de miopía conocido como ortoqueratología (lentillas de uso nocturno que moldean la córnea para corregir la miopía).

El tratamiento con estas lentes de ortoqueratología es el único método no farmacológico que permite el control de la miopía en niños (se ha comprobado que la graduación miópica no aumenta de la misma forma, y se puede conseguir que el avance de la miopía en niños con predisposición se vea reducido hasta un 40%.

En cada caso, teniendo en cuenta también las características de cada usuario, será necesario un cuidado, higiene y mantenimiento específico. El paciente debe cumplir las recomendaciones de su contactólogo y acudir a las visitas de seguimiento programadas para que el uso de lentillas le proporcione una solución visual satisfactoria a largo plazo y exenta de riesgos.

Principales ventajas

Las lentes de contacto ofrecen mayor visión periférica porque el usuario no percibe limitaciones en su campo de visión. Las monturas de las gafas suponen un obstáculo para el libre movimiento de los ojos, y con las lentes de contacto evitamos este efecto.

Las personas con miopías medias-altas logran mejorar su agudeza visual con las lentes de contacto. Es habitual que un miope quiera acercarse mucho las lentes de las gafas a sus ojos; esto les ofrece mejor agudeza, y las lentes de contacto se colocan sobre el ojo, por lo que se elimina la distancia de separación y el efecto en la agudeza visual es significativamente mayor.

Un ojo con mucha miopía, percibe los objetos de un tamaño más pequeño cuando miran a través de las lentes de sus gafas, y otro ojo con muy poca miopía también verá las cosas más pequeñas pero menos. Entonces, cuando la imagen de un ojo llega muy pequeña al cerebro  en relación con la imagen del otro ojo se hace muy difícil la correcta coordinación de los ojos y la calidad de la visión en 3D empeora.

En estos casos las lentes de contacto son el sistema de corrección más adecuado, puesto que disminuyen la diferencia de tamaño de la imagen de cada ojo y favorecen la coordinación binocular.

Para los deportistas (niños y adultos) supone una gran ventaja el uso de las lentes de contacto, sobretodo cuando se trata de deportes de contacto. Para evitar el uso de las gafas por los posibles golpes, las lentes de contacto suelen ser la mejor opción, permitiendo disfrutar de buena agudeza visual sin gafas.

Existen lentes de contacto con diseños muy sofisticados que se usan para el queratocono, córneas irregulares operadas, y otras alteraciones oculares.

También hay lentes de contacto que corrigen la miopía usándolas por las noches para dormir, y evitando al día siguiente el uso de gafas o lentes de contacto para lograr buena agudeza visual. La ortoqueratología es un tratamiento principalmente indicado para niños y adolescentes que presentan miopías en evolución, porque hay estudios que demuestran su relación con un menor incremento de la miopía.

Principales inconvenientes

Las lentes de contacto también tienen sus inconvenientes:

  • Excepto las lentes de contacto de reemplazo diario, los demás sistemas de reemplazo (quincenales, mensuales y anuales) requieren un extremo cuidado, limpieza y mantenimiento, con el objetivo de minimizar los riesgos asociados a su mal uso (conjuntivitis, queratitis, úlceras corneales, etc…).

  • No es conveniente utilizar las lentes de contacto durante muchas horas seguidas al día. Suele ser más recomendable el uso en dos tiempos realizando un descanso entre ellos, o reducir su uso a la mañana o la tarde

  • El abuso de las lentes de contacto suele producir complicaciones, sin embargo, éstas son muy escasas o nulas cuando el usuario es responsable.

Estudio de Idoneidad y Proceso de Adaptación

Es imprescindible que los ojos de un potencial usuario de lentes de contacto sean examinados en detalle por un profesional especializado en contactología, que además de realizar un examen previo, observará reacciones oculares y medirá la curvatura de la córnea, para detectar alteraciones previas que sean incompatibles con las lentes de contacto, y realizar los oportunos cálculos para comenzar la adaptación en el caso de que sea un buen candidato.

No todas las lentes de contacto tienen las mismas medidas y materiales. Existe un amplísimo mercado de contactología, con parámetros de todo tipo, por lo que es muy posible que exista una lente de contacto adecuada para un usuario determinado.

Un proceso de adaptación en el que suelen probarse las lentes de contacto, el usuario aprende a insertarlas y retirarlas, y permite al profesional observar los efectos tras un número de horas de uso que se incrementan durante varios días.

No se da por concluida la adaptación de las lentes de contacto hasta que el usuario queda satisfecho por su uso y el profesional también por su buen trabajo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y poder realizar un análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar